¿Cómo ha modificado la tecnología nuestros patrones a la hora de pedir comida a domicilio?

Comida y tecnología son dos terrenos en continua innovación. Ambos están de moda y evidentemente, combinados dan resultados increíbles. Últimamente la situación nos ha tenido durante más tiempo de lo normal en casa y el crecimiento de los pedidos de comida a domicilio ha sido exponencial.

Debemos de tener en cuenta, además, que ya no queda casi ningún plato o ingrediente que no podemos pedir a domicilio y que los medios a través de los cuales podemos hacerlo no dejan de multiplicarse.

Las empresas de restauración están apostando por esta modalidad y están invirtiendo en mejorar el servicio a domicilio para ofrecer las mejores condiciones a un cliente que cada vez es más original en la demanda. A continuación, podemos ver cuáles son las causas y las consecuencias que han posibilitado y que han derivado de este aumento de tendencia a la hora de pedir comida a domicilio.

Las mejoras en las entregas a domicilio: cualquier tipo de comida y a la temperatura adecuada.

Tradicionalmente, el monopolio de pedidos a domicilio se concentraba en las pizzas. Poco a poco el abanico se fue abriendo y se extendió hacia los restaurantes de comida rápida hasta que hoy en día no queda casi nada que no podamos pedir para comer en casa, sea la hora que sea. Desde grandes cadenas como Mc’Donalds, hasta pequeñas e innovadoras empresas que carecen de restaurantes físicos prestan este servicio.

La evolución de la demanda en este terreno ha incentivado que las empresas dediquen cada vez más presupuesto desde el proceso de elaboración hasta la entrega, pasando por la buena conservación del producto. A día de hoy, ya es una realidad el hecho de que podamos recibir en casa comidas frías como helados, siempre en perfecto estado, o platos calientes a la misma temperatura a la que salieron de cocina, tal y como los encontraríamos en un restaurante. No importa tampoco si el pedido es grande o pequeño; las empresas que se han especializado en este servicio han llegado incluso a eliminar el requisito de pedido mínimo.

Ante semejante panorama no es de extrañar que la satisfacción de clientes y empresas no deje de aumentar y que las perspectivas de futuro para esta modalidad de consumo sean más que prometedoras.

Las mejoras en tecnología: las empresas invierten en diseño de aplicaciones y diseño web.

Este aumento de la cantidad y de la calidad de los platos que pueden llegar hasta nuestras casas hoy en día, ha venido de la mano de un trabajo formidable a nivel tecnológico. Aunque es cierto que sigue existiendo la modalidad de la clásica llamada telefónica para pedir comida a nuestros restaurantes favoritos, esta opción está cayendo cada vez más en desuso.

Es razonable pensar que puede que muchos la prefirieran por los recursos que ofrece una conversación directa a la hora de especificar detalles del pedido y resolver las dudas que puedan surgir en torno al mismo, pero la realidad es que hoy en día las aplicaciones que ofrecen los restaurantes y cadenas de reparto son tan intuitivas y precisamente, detalladas, que es difícil que algo quede en el aire.

Además, debemos tener en cuenta que, frente al pedido realizado de forma telefónica, las aplicaciones móviles y las webs permiten una organización más clara de los productos que queremos consumir e invitan a una reflexión prolongada, pudiendo variar el pedido las veces que necesitemos antes de confirmarlo.

Con tan solo varios clicks tenemos en casa justo lo que queremos comer y en el mejor estado. Con estas condiciones no es de extrañar que los pedidos a domicilio no dejen de ser cada día más.

Si te gustó esta información, puedes...

Te invitamos a ver las entrevistas de Daniel Vak


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *